Contáctenos: gerencia@ssintegrate.com.co

EMAIL

gerencia@ssintegrate.com.co

Celular

(+57) 310 5545660

Blog

No te quedes sentado ¡Levántate!

Permanecer sentado, cosa que solemos hacer mientras trabajamos, estudiamos o manejamos, representa un grave riesgo para la salud.

Sabías que al estar sentados por más de cuatro horas seguidas y no interrumpir nuestra placida posición, estamos incrementando nuestras posibilidades de sufrir padecimientos como la obesidad, el síndrome metabólico y un cúmulo de afecciones que incluyen problemas de presión arterial, azúcar, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol. Sentarnos demasiado incrementa también el riesgo de morir por problemas cardiovasculares y cáncer.

La solución para evitar estas enfermedades está en sentarnos menos y movernos más. Para empezar, podemos decidir permanecer de pie cada vez que podamos, por ejemplo, al hablar por teléfono o buscar el modo de caminar mientras trabajamos.

La idea es encontrar formas de levantarnos de la silla. No obstante, si definitivamente debes permanecer sentado, levántate al menos cada hora durante unos minutos para ejercitar tus músculos, aunque sea caminando por la oficina, estirándote, mirando por la ventana, sirviéndote un vaso de agua o cualquier cosa que te permita desentumir el cuerpo.


Cuando nos sentamos


El uso que le damos a nuestros músculos cuando nos levantamos y hacemos otros movimientos, desencadena importantes procesos relacionados con la descomposición de grasas y azúcares dentro del organismo. Cuando nos sentamos, esos procesos se detienen y los riesgos para la salud aumentan, pues al estar en esta posición los músculos no se contraen, excepto los que se usan para escribir, pero otros, como los de las piernas y espalda, permanecen quietos.

Tenemos que levantarnos de la silla si queremos mantener una buena salud y cuando estemos sentados, adoptar una buena postura, para lo que es recomendable ajustar la silla de modo que la parte baja de la espalda pueda apoyarse correctamente y mantener las rodillas a la altura de las caderas; es posible que para lograrlo se necesite de un apoyapiés.

Así mismo, es importante ajustar la altura de la silla de forma que los brazos permanezcan paralelos al suelo y evitar cruzar las piernas, hacerlo no es bueno para la circulación y puede causar problemas de cadera.

Top